Experimento con las culpas y los recuerdos de infancia, 1


Si tuviera que contar algún secreto que me gustaría lucir ahora, contaría lo siguiente con un placer infante:

“¡He robado chocolates, porque eran ricos!
y no cualquier chocolate, sino esos de a cinco
de esos que con cien pesos llenabas una bolsita
y te ibas contento a la casa a comertelos
mientras veías monítos o te escondías en el baño.

Los robaba porque me parecía una injusticia
que me los vendieran.
No tenía plata. La plata me la daban.
No tenía siempre. Tenía cuando pedía.
Cuando me daban siempre la gastaba
en chocolates de a cinco pesos.

¡Y esos dulces los subieron después a diez pesos!
La usura más grande que había vivido en mi vida.
Pensé en regatearlos, porque claro,
compraba de a varios.
Y el vecino me los vendió por siempre a diez.

Nunca me los quiso volver a vender

A cinco pesos.


Yo compraba sólo de a
diez chocolates,

porque la moneda era sólo de a cien,
y yo más travieso, astuto, me llevaba quince
a veces un poco menos, a veces un poco más,
otras veces sólo diez chocolates, ahora de diez pesos.

Mi vecino siempre lo supo. Nunca dijo nada a nadie
Porque yo también sabía que me cagaba piola
con los vueltos de las bebidas, a veces de los huevos
cuando me mandaban a comprar cosas para la casa.

Entonces siempre pensaba cuando me iba a acostar:

¿Estaremos en empate? digo, porque yo siempre fui justo,
nunca estuve de acuerdo con que subieran de precio
porque aún me cago el lomo recogiendo hasta
las monedas de a un peso. Siguen livianitas,
y sirven muy bien para las bombas de sonido.

Y esas monedas, además de servir para esas cuestiones
sueño que alguna vez, quizá mucho antes
de que yo existiera, los chocolates,
esos que compraba a cinco, que ahora compro a diez,
los vendieron alguna vez a un solo peso.

Por eso llevaba chocolates de más cuando los vendieron a cinco,

con mayor razón lo hago ahora que los venden a diez.


Con cien pesos ya hubiera tenido para todo el invierno.”

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s