encuentro sin nombre


La había besado. Nunca dejó de ser tan cordial. Su cabello inocente, tan delgado en mis manos, hacía que me perdiera dócil entre los traspiés del aire. Caía en sus hombros, su piel parecía  quemarse en mi rostro. La volvía a mirar, ella tan solo observaba, distante, como un mundo más atrás de mis manos sudorosas, tocando las suyas, confusamente indispuestas. Nunca quise ir más allá de una caricia amistosa, de un encuentro fraternal, quizá de una sonrisa más febril. No lo sé. Ella preguntaba: “¿Qué sucede?”, “Nada” respondía cada vez que apelaba. Me hablaba tantas cosas, y yo que asentía su palabras.

¿Cuántas cosas bellas habría querido decirme acerca de su mundo, sus ideas, sus deseos? ¡Acerca de mí! Yo tan sólo la miraba. Un desliz tras su figura, un suspiro enmudecedor. El silencio nos tomó por sorpresa. La brisa pasaba con un ritmo que nos incomodaba. Ella parecía saberlo,  yo lo noté de ella. Nos comunicábamos sin palabras claras: Sólo breves ruidos, como el de ratoncillos husmeando, haciendo caer al paso el mundo a sus espaldas. En un soplo se perdían las intenciones y las hojas que caían se encrispaban con la humedad.  Restaba tan sólo un aroma de flores nuevas.

Tras hacerle el amor su mirada preguntaba. Miraba desolado sus labios. Pensé en decirle: “¿no lo entiendes?”. Hablamos horas sobre la jornada, como era de costumbre. Yo tocaba su rodilla. Ella me miraba profunda, más siempre terminábamos en un “se hace tarde, debo irme”, y yo que la observaba alejarse entre las sombras, incapaz de deternla.

El asiento se volvía más frío en su ausencia, salvo cuando regresaba al parque, cuando la noche volvía a caer sobre los deseos. Yo no aguanté mucho tiempo. Ella nunca volvió, aunque la había visto pasar de mano de otros, más tranquila, al paso de las calles alumbradas.

Yo la observaba bajo la sombra de la hojas que cayeron.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Un pensamiento en “encuentro sin nombre

  1. Dulcinea dice:

    “El silencio nos tomó por sorpresa…..”
    caballero andante tus viajes por las letras del alma son tu mejor aliado,escribir bellos versos o decir poesia no es suficiente para vos …. al abrir las puertas del corazón con el viento susurrante tus delicadas palabras llegan a fronteras más allá de la razón……
    una lágrima roda por mi mejilla al ver cuan hemosas palabras yacen en este relato ……..una historia q deja recuerdos…………una historia llena de sentimientos………

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s