Sin Nombre – (16/3/2009)


.

No conosco el duelo (de la memoria)
la llevo colgando en mis llaves
de accesorio incondicional
(a veces lo recuerdo
que tan sólo van de llavero)

La muerte es una cosa hermosa
por eso los cementerios
y el gris de sus fachadas
(a veces me tocan de pantalón
cuando tengo que dejar atrás los árboles)

No conosco el duelo (de la memoria)
la alegría se me ajena por lo pronto
¿quién es dichoso por más de un momento?
(Si incluso las citas a ciegas, por decir alguna tontería
son performances de encuentros: un duelo a tu estar ahí, a mi mano)

La familia es una cosa perniciosa
es la destrucción de cualquiera en el consenso de tener que si quiera hablar para pedir el café
(que por cierto siempre está tan lejos, aunque este ahí, al otro lado de la mesa)
es el bautizo del nombre, de la cotidianeidad
y de las sonrisas forzadas ante el otro que es visita
(ante el otro que es realmente otro, porque viste raro
o huele demasiado bien (o mal))

Yo quisiera tener uñas más gruesas
para poder aferrarme al frío metal del panizo
y poder preguntarle ¿estás vivo aún?
¿aún está la oportunidad de reprobar ante un duelo?

¿seremos después de (esto) todo?

16.3.2009

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s