“Libreta de notas”, o “posible introducción a pocodescuento”, 3ra edición


“Ven a vivir esta fragilidad
peligrosa de corromperse”

Mauricio Redolés

—o—

Toma nota de lo que lea
dice:
.
.
Me gustaría poder escribirte
lector de ojos anónimos
pero me precedes en tus
infinitos manoseos visuales
.
Me masticas en tus pestañeos
en tus guiños y zumbidos
en tus clickeos y vueltas
de páginas que aún no existen.
.
Pues antes de que te vea
seré sin poder saberlo
del más diverso sabor
porque no sabré por dónde me tomarás:
si por la camisa arrugada
si por el verso pifiado
o por los temas mezclados
por la estética deforme
o por mi pinta de ahora
por mi pensamiento al lote
o mi comentario ocasional
Por mis zapatillas sucias
o mis nudos mal hechos
Por mi barba y bigotes salpicados
o cualquier cosa que no haya tenido
particular aparición
.
Quizás hasta me tomes por los calcetines
Esos que llevan varios días resistiendo
los pasos y más pasos que van gastando
una suela que quizás nunca imaginarás
(y mucho menos uno que camina
sin mirarse el caminar)
.
¡No te deseo para nada el olor
de todo esto: el desandar
de un camino viejo de recorrer!
.
Entonces vuelvo a enteder
que mi camisa arrugada
es una posibilidad
incapaz de plancharse.
.
Entonces descalzo un momento
.
Ahora mismo me como una cazuela
y me pregunto: ¿sabré a cazuela cuando termine?
.
Seré presa en la lectura
que me es ajena en esta última cucharada
Y mi silencioso predador
que es lector empedernido
será un viento agradable:
.
Un brisa inocente
tan arrolladora
como arrullante
(que no será testigo
de mis gases o mis insolencias
de sobremesa:
tan solo será una ventana abierta
o una puerta con la cadena pasada
y una nota al respecto:
por ahí también pasa algo de viento)
.
Una situación abrumadora.
.
Me gustaría poder escribirte
lector de ojos anónimos
pero estoy ocupado
por mientras pasas silencioso
.
No puedo para con lo que
no siento
a pesar de que es divertidísimo
hablar de la nada
Pero créeme
créeme porque te lo digo a tí
lector de ojos anónimos
mas que todo lo que pueda
decir como un tiro al aire
te presiento
.
por eso te apelo
(aunque nunca comparezcas)
.
Serás usuario con avatar y firma
serás IP fija o dinámica
serás letras tipografiada digitalmente
serás por sobre todo un lector
(porque sumas viento al polvo
al irte linkeado por otro deseo)
.
Por estas cosas me convenzo
que eres (al menos en esa parte
que alcanzo a rescatar)
.
Sé que hay alguien por ahí
que se vuelve (ahora) nadie porque
va de prisa y no lo alcazo nunca
porque no estoy ahí realmente
pero estoy de alguna manera
.
Y me tocas y me saboreas
Y me sueltas para darme un tiempo
Y yo te lo agradesco y tu no lo entiendes
Y luego vas y me abordas denuevo
Y me muerdes con tus ojos lectores
como queriendo digerirme
como queriendo reducirme
en la más mínima unidad indivisible
.
Aquello (quizá) que no está del todo ahí.
.
Es como mascar chicle
Todo un engaño al estómago
Que se llena de líquidos y
termina digiriéndose a sí mismo
ahí donde el chicle la hace a ratos
como un espectro de la saciedad
cuando no hay más que aire
aire y vacío.
No. Sólo aire.
No. Aire y jugos
No. Sólo vacío

(En realidad una escena de promoción
en donde aires y jugos y vacíos se dan en juegos
al convocarse dados por una mera lectura)
.
Una ventaja  aparente de la que
por cierto y dado
no debieras ni pensar
ni aprovecharte
.
Descortés lector que te sirves
sin invitarme al bocado
Si no me dejas un recuerdo
ese souvenir de tus huellas
o siquiera la ausencia (que es más sencilla)
no te preocupes la verdad
que en tus confesiones de silencio
algún día te podré seguir
y tomarte por sorpresa para decirte
en vida
.
.
“Hola” y “Aquí estoy”
.
.
Y nunca te pediría que te recates
porque nunca estaría ahí como
para pedirte
para decirte
para apelarte en serio
para evadirte
para distraerte
para burlarte
para asaltarte
y decirte una y otra vez:
¡Me gustaría en verdad poder escribirte
lector de ojos anónimos!
y ser majadero
y no darte nunca explicaciones
porque tu no escribes
y yo no estoy
y nunca sepamos de esto en realidad
porque somos como balas que dan mil impactos
sobre el vacío de otras balas que hemos pasado veces
más veces, muchas veces, a tal cantidad
que tragamos como parásitos al respirar
e inocentes nos descontruímos en un mar de ácidos.
.

Y ahora confesarte mi debilidad
como un deber a tu presencia
es una sutileza inevitable de eschucar:
.
¡sólo puedo escribirme!
.
No puedo superar este trozo de carne
que imaginas cada vez que lees a alguien
De esa unidad aparente que se dispersa en
Cada ocasión en que comparezco
¡No puedo sino escribirme en esta construcción
que a ratos se vuelve demasiado frágil!
.
Ahora confeso pregunto:
¿serás capaz de escribirte (acá)?
.
Serás alguna vez
Lo serás
alguna vez
sino aquí
quizás lejos
de donde pueda
masticarte.
.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s