La isla aún


En esta isla que va quedando aún los poetas de quintas o de (décimas), aún pendientes, como moscas en la hora de la merienda: cuelgan sus poemas como zapatillas a los cables del tendido público. Revolotean trasluciendo zumbidos y otros sonidos raros parecen llamar la atención. El humear del  mediodía no las aleja. Sus pequeñas voces procuran despistar la escucha principal: el sonido de la tierra y las piedras al andar, las aves, el viento.  Además: el hambre. Si hay quienes pongan atención, a ellos se invocan y levantan el polvo, como los perros cuando no se ponen de acuerdo y se dan de mordidas. Se dan unos a otros como si tuvieran apetito de sus huesos.

.

Y sin embargo los insectos no tienen huesos.

.

A todo esto, me pregunto: ¿en esta isla (aún) cuántos barcos van, cuántos vienen?

.

Al final de mi vista se pierde el horizonte con las aves y los pequeños barcos, algunos con gente y otros con enseres. Otros se asoman y vuelven, o llegan: como turística novedad: cargados de petróleo o con cámaras, flasheando su llegada con sus sonrisas y curiosidad.

.

Los escritores oportunos aluden esto y se exiben como prendas a punto. A un lado de los barcos apostados hacen pequeños guiños de sus cosas. Los barcos al llegar les divisan: recién lavadas, con un olor a detergente matic que degrada la historia de fregados a mano, las prendas se airean colgadas por ahí, por allá. La brisa de la costa azora la performance de improvisación.

.

Y a un rincón de todo este escenario el hombre-isla se regocija en sus llantos, y otros cientos que se cuelgan por detrás a susurrar versos extranjeros, de otras islas, y sin embargo, Chile. Son como pequeños piojos que se aferran inconmensurables y no advierten otro mundo más que los que sus mandíbulas pueden masticar.

.

A ratos balbucean y salpican saliva, se entremezcla con el llanto del hombre-isla. Él lo sabe, pero no hace nada.

.

-¿Por qué lloras? – atina uno a preguntar mientras se repasa las salivas.

-Lloro no poder llorar tranquilo la isla. Mí isla (aún) isla.

.

Llueven cántaros de nostalgia. Las personas abren sus paraguas.

.

Me alejo un poco y voy por la orilla jugando

En el piojento micromundo crecen flores

me seco las manos y las tomo y las huelo

se mojan, se marchitan, caen, lloran

y los piojos de la costa se avalanzan nuevamente.

.

.

Camino más lejos y más cerca

Todo anda como siempre. Una isla (aún)

.

.

.

————-o————-

.

.

(En dedicación a la isla que quiero viajar y me la he imaginado diez veces, y también al texto breve pronunciado en una columna de Warnken:

Posteado por:
Albert Iván Apablaza Cancino
19/01/2010 12:23
[ N° 121 ]
En esta isla que va quedando aún los poetas de quintas o de (décimas) aún cuelgan sus poemas como zapatillas a los cables del tendido público.

Y se exiben como las prendas a punto: recién lavadas, con un olor a detergente matic que degrada la historia de fregados a mano.

Uno que llora, y otros cientos que se cuelgan por detrás a susurrar versos extranjeros, de otras islas, y sin embargo, Chile.

Chile (lo que queda de)

cierre de paréntesis)

.

.

.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s