“Los espejos del motel”, o “el palacio que es la noche”


Con dineros hay placer / Sin dinero: Frustación / Suple / (¿y qué hay de la felicidad? / En la noche te lo cuento)

.

.

.

Entusiasta a tus delirios

ida y regreso por la eutanasia

y a los olores de tus lirios:

clavelinas de la pre-temporada

.

Como aquella velada de medianoche

recuérdote bien enamorada

y los bailes, tragos y reproches

que pusiéronte bien reconfortada.-

.

Si ni los ídolos de las desnoches

(Ni la madre, ni la aprendiz)

soñarían una velada tan cerca

en una procesion en vista de linajes.

.

Por un lado Nix en los pliegues de Morfeo

Por otro lado una visita incipiente: Afrodita

Y nosotros como en aquella sala disponible

Rompíamos el silencio como pollitos al cascarón

.

Siempre en el lado más oscuro del salón.

.

No olvides apagar la luz cuando te decidas dormir

No olvides que estamos por un rato nomás

¿Dos horas?

Tres horas

No olvides que entre los reflejos los espejos juegan sucio

y que de paso por lo pronto podemos molestar dándole la espalda…

.

A nuestro silencio: el placer de morir tranquilo.-

.

.

.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Un pensamiento en ““Los espejos del motel”, o “el palacio que es la noche”

  1. Recordé …

    – ¿Estas segura de que no quieres que te arañe tu bella cara?
    – Sí, segura
    – Puede llevar a ser muy, muy placentero. Tengo una vulva bien esponjosa.
    – Bueno está bien, Mario, dale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s