Hablame del otro día


La elegancia de pomaire
y mi recuerdito para un ser querido
imposible obviar si gustaría de la picardía

del pene de greda que compré
porque sé con fuerza de realidad
de que se lo regalaría a alguien más

“Es el regalo es tan pícaro como machista 

intuyo que pensarás.
.
“Yo conozco Chile”, me dirás inocente
“Ya lo sé cariño”, te diré sonriente
.
Y no importan las cordialidades al llegar
no te preocupes, no te compliques

porque yo nada más fui de paso, ya volví

y como una humorada preguntaré
“¿y el pene que te regalé?
¡hey! los regalos no se vuelven a regalar”
.
“Estará en mejores manos”

me responderás con esa menos seriedad

a la que nunca te acostumbraste
.
Te susurré al oído
y mi manito de labios te besaron
se perdieron en una pichanga al lado del zanjón
como aquella vez en la piojera en la que decías encantada:

“¡que me gustan los pepinillos! ¡ricos, ricos!”

y no me dejaste ninguno

porque ignoraste si me gustaban a mí también

.

Pero no te preocupes, no te compliques

No, no me gustan.

.
También metiste una de tus manos

en el  bolsillo del pantalón, el que tiene un hoyito

y yo nada más esperaba a que dijeras coqueta:

“¿no me trajiste galletón?”

.

Pero no, te encontraste con otra cosa

“¡Ajá!Mira lo que pillé

Acá estaban las llaves
en el velador

.

¿Viste que eres pajarón?

Se te cayeron de tu bolsillo perro”
.

.

Y aquí un punto final

.

.

————-o————-

[A. Apablaza ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s