(1er Boceto: “Sin título”) – 12/03/2010


El polvo de la noche se ha vuelto espumoso
¡Afrodita, en tu nacimiento pierdo la vista
Y el pus a un lado de los guiños atesoro
Hoy amas los ojos y sentir la tierra

¡Vuelo! Todos vuelan
El suelo se ha vuelto pequeño

Hoy sí amanece.

Si hubiera sido chubasco
el querubín que dormía en la cuneta
se hubiera estremecido.

Los ratones que estuvieron alguna vez corren por las minas
Profundos gases se agitan entre los recuerdos de los difuntos
Y el carbón es negro cuando aún no lo ven.

Recuerdo al minero que decía: “aquí en el chiflón
No se sienten terremotos. Pueden estar tranquilos”

Lo recuerdo nomás.

(¡Viernes Lotino de paso al sábado
Menos mal que no me pillaste
En tus intimidades!)

¡Los patrimonios deben derrumbarse!
Todo adobe es anticuario
Derrámese sangre sobre sangre
La tierra vuelve a sí misma
¿Y la paja que se la coma el charqui?

¡Hay, en esta vista
Inadmisible ver
Restos de un incierto juicio!
Los adobes están llorando
Lagrimea su peso sobre el Maule
Bío-bío se altera y escupe
A quemarropa
De la fiesta a los que fueron invitados
Sólo quedan los cubiertos:

“Con éstos basta para volver a servirse”

Y sin embargo, antes pónganse todos de pié
¡Nadie Se queda a la sobremesa!
¡Todos para afuera!

Favor sírvanse pasar por puertas y ventanas
Por las grutas es peligroso

Los televisores están sin luz
Y no preocupa caminar un rato
A la sombra de todo esto.

Hay algunos que insisten en quedarse
Y otros más espontáneos preguntan
Por el cuarto del baño
Ya no hay fondo ni derecha
Y sin embargo unos lo encuentran

Toman relativo asiento
E insisten los muy imbéciles en jalar
La cadena que no trae agua.

Miran la taza y se desconsolan.

¡De once se come los nervios!
Para mañana procuraremos
Cocer el agua.

El polvo de la noche
No lo olvide
No es que el mundo se caiga a pedazos
Es usted que resguarda migajas
Del almuerzo memorioso

¡Destiempo intestinal!
La del chileno hambriento
Doce horas y veinticuatro
No me baño hace días
Y aún veo gente que amanece
Con el pelo ordenadito.

¡Conjuntivitis espontánea!
Nos hemos querido más que ayer.
Y en la cena hoy vuelvo
Otro en la senil mecedora
Tiene hoy quien les mueva
Paso la lengua por mis labios

Porque sé:
Ayer no había visto.

Soledad tiene nombre.

Los feligreses se toman las plazas
¡Oh, salven laicos de donde esparcirles!
Y mientras imploran pleitesía
Bis bis bis
Sus lenguas se resecan en las novenas
Al padre celestial
Pidiendo por el nombre
De su hijo

¡Y yo a usted lo conosco!
¡No me corra la mirada!

(repita usted 5 veces)

Van y vuelven y en un esquinazo
Tropiezo en el escondrijo
Ahí tienen el crucifijo
Y su santidad me mira
Pero no me dice nada.

¡Yo estoy en la plaza
Aquí los árboles son árboles!
¡No me venga a hacer
La engañada!

Vicentito, usted vaya con su madre
Virgen santísima guárdelo
Como a mi hijo!

Bis bis bis.

————-o————-

[A. Apablaza ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Un pensamiento en “(1er Boceto: “Sin título”) – 12/03/2010

  1. […] otras anécdotas, como la de un boceto, rememorar intuitivamente a Huidobro en un remate, como quien padece una necesidad de golpear a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s