Relato pal’ gato nacional (1ra versión)


¡A ver a ver! ¿Quien le habrá recogido la tele? Nadie! Todos con la tele apagada recogiendose sus propios rabos

.

“Relato pal’ gato [1] nacional

Recuadro de recuerdo, Nº desconocido

.

La inocencia de mi gente

el chileno y chilena al margen

del pequeño norte al gran norte

que les resta un Tocopilla, o bien

“bueno, para ustedes también algo ahora mismo”

un Antofagasta cinco punto y algo.

.

Sus televisores aún encendidos

proyectan el terremoto mientras desayunan

almuerzo, cena, y otros.

se atragantan desempachan pasan una pena

viven tranquilos preocupados

desatendidos y no damnificados

vuelven a mirar los colores,  escuchan nombres lugares

algunos que conocen, pero que nunca han habitado

toman atención y todo se vuelve un tema

de aquello que nunca lo hubiera sido de otra manera.

.

Hay quienes no tienen idea de un “toque de queda”

que ya de por sí podría significar tantas cosas

algunos reciben llamadas por teléfonos en las que les anuncian

“no puedo llegar hoy día, es que aquí hay toque de queda po”

“ah ya, no te preocupís, mañana te espero”, responden del otro lado

y esperan el otro día y no llega, porque alcanza llegar hasta Talca,

y ahí también hubo/hay/habrá toque de queda

Y unos estarán preocupados nomás de no saber qué es

otros procurados de que no se escapen en la media noche

las balas y recargas de los quien sabe cuántos fusiles

rondando husmeando vigilante poniendo orden presencia ¡alto ahí!

Lo cierto es que aquí en chile es una la definición

y la memoria colectiva se pone cada vez más escasa:

.

las migajas aún alcanzan pa’ unas pocas palomas.

.

Por cierto aún hay viejos pulentos arrugados

manitos temblorosas históricas ocultas

con pancitos duros sabrosos quemados frescos

que las mil plazas de armas chilenas acogen

¡mil viejos grosos!

¡palomares millonarios!

.

Santiago tiene una ronchita en el rostro público

su patrimonio del patio de atrás se fué a la cresta

y en la prensa gráfica se sientan en primera fila

¡edificios condominios diez pisos vista hermosa súper top!

¡estacionamientos subterráneos autos abajo todo mal!

Pero nada está perdido porque los viejos huérfanos

aún miran pa’trás antes de dar vuelta la esquina

Inti histórico concierto por bello barrio

desahuciado ciudadano Yungay en pelotitas

en Agustinas Portales áreas verdes tiendas provisorias

los estudiantes colegiales niños ya no tanto al mundo salen

y juegan toman atinan copuchan intercambian todo

a un lado de carpas ollas frazadas mujeres y hombres nomás

a ratos entrecruzan corazonadas y se entienden

la sociedad los ha destinado a todos

.

unos a escuelas y otros a la deriva de un patatún.

.

De entre estos espacios públicos verdes lúdicos ocasionalmente privado

la ciencia del momento le dice a muchos que la tierra avisa

cuando viene un ruidito que hace pum pum pum

no saben que son sus latidos intuiciones preocupaciones mil.

.

Coma, coma, la vieja se desmorona, se desmaya

discursea sisea da vueltas en la cama se levanta, se detiene

una ceremonia real, luego tiembla todos huyen se quedan

y se va de alta. Nadie la reclama y  otro se anuncia.

.

(“God save the queen” dirían los ingleses,

pero hoy los ingleses andan en otros trotes

Además los chilenos, especialmente las chilenas

fueron a despedirse con flores a la moneda

Y ella, ella, no estaba para entonces

.

who saves the roses?)

.

Se despide de la mañana.

Y el enroque altera un tablero alterado.

.

Así pimpón yace muertito como un muñeco entre juguetes abandonados

y los vagabundos se quejan de que un sábado le robará la teletón todas las calles

luego se quejarían por los y las cesantes y la gente no da monedas ya

se pusieron con billetes que después cobrarán cada vez que los vean de nuevo.

.

Vendrán, pues, lo que nunca faltan y que digan

Por entre callejones y calles más pintorescas:

¡Y usted que está pidiendo plata ahora

usted no está ni damnificado porque vive

desde hace mucho tiempo en la catástrofe!

.

Donación anónima de sincuenta diógenes

(“mal de”, dicen los expertos)

.

Yo no se quién reclamará tanto muertos en vida

porque yo sé: entre muertos no se reclaman

si ahora temen los padres padrastros nunca vistos reconocidos queridos

tiemblan vuelven a temblar sudan se acaloran esconden sus figuras

y los nombres aparecerán de a poco, como quien dice

disimulemos de la mejor manera la catástrofe

evitar los números y decir los nombres

digan entonces mil chilenos! dos mil chilenos!

pasaron a mejor vida lugar situación!

.

Algunos más optimistas

quieren dar vuelta la página.

.

.

(Y eso que hay crisis de todo

hasta de papel, dice mi viejo:

“El mercurio tuvo que comprar papel

desde el extranjero”

.

Pobrecitos. Pobrecitos.)

.

.

.


[1] Esa fiel imagen que siempre aparece en momentos inesperados, como las que habla Marchant refiriéndose a la gloriosas ideas de Hegel. Dice el chileno: “Así la solterona con su gato”: frase de Hegel”.  En este caso:  gato nacional criollo repatriado a la fuerza.

————-o————-

[A. Apablaza ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s