Escena de infame parentela


.

Escena de la infame parentela

o llamada de doce minutos

1.-

hay un protocolo arcaico

que dice no molestar

más de la cuenta

en casa ajena

.

esto es:

en casa de amigos

conocidos o no tanto en realidad:

Desconocidos, al menos

de nombres o de direcciones.

.

Nunca anónimos,

Nunca ignorados.

.

Hay una obediencia obscena

de decir, como gran ejemplo:

“no hablar más de la cuenta

en teléfono ajeno”

.

Esto es:

Cualquiera que no sea

Mí número (en caso de haber alguno “mío”)

.

2.-

alguien llama desde la casa de sus padres

Y apunta con un cierto tono declamatorio:

.

“te tengo que dejar

que estoy llamando

en casa ajena”

.

3.-

Cuadro de la escena:

.

Tener que dejar así cuando la llamada

es demasiado larga

(o sea, cuando está molestando

a sí o a terceros infinitos)

y no se está en casa propia

.

Pero a ver, una cosa:

 

¿De cuándo que la casa

de los padres

es casa ajena?

.

.

4.-

Desde que se deja de ser hijo

Cuando el vínculo los aleja

Y la posibilidad de un hijo pródigo

Es sólo parábola.

.

Siempre se está en casa ajena

En la ley de otro.

.

.

————-o————-

[A. Apablaza ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

1.-

hay un protocolo arcaico
que dice no molestar
más de la cuenta
en casa ajena

esto es:

en casa de amigos

conocidos o no tanto en realidad:

Desconocidos, al menos

de nombres o de direcciones.

Nunca anónimos,

Nunca ignorados.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s