Al primer Paul Verlaine que leí


Como buen francés, Paul Verlaine en un café parisino

.

Un rincón, solo un rincón

Mesa de rincón y copa servida

Un brebaje cualquiera.

.

Con el debido respeto

me gusta olvidar a ratos

.

que me emborracho

que tomo todo a pecho

que voy al baño seguido

que me cuesta conversar

que tan solo soy un delirio

a veces funcional

.

que  el vaso se vaciará

o se romperá antes que sucedan

los temblores de mis rostros.

.

.

Delirium Tremens:

Así se arreglaría un poco el mundo

.

O repetir como versa Verlaine

y recitar como si fuera el último trago:

.

“yo soy el imperio al fin de la decadencia”

.

.

————-o————-

[A. Apablaza ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s