A tí, mujer, sino antes amiga


A tí, mujer, sino antes amiga
Poema para una musaraña

Tito Plaz

.

Desfallezco en qué brazos
¿en tus brazos, quizá

amiga?

.

Ven,
ven y dime sí.

.

Que soy extinto, el amanecido
de todas tus promesas yo sé
que el más alumbrado sobre
tus manos por delante
ha llegado por casualidad
de las tardes de un día lunes
a tocar tus manos
que no te gustan

(que toquen)

.

Recaigo a pasos de parecer
un trasnochado dedo en tu sien
como un niño inquieto arrulando cabellos
acariciando las extensiones del mundo
que no te gusta

que toquen

.

Ven, ven y dime si soy aquella prueba
en tus labios hundidos de sonreír
aquel cursi ostentoso que jamás podría ser
por destino de ser cómplice frontal
algunos desplaceres íntimos
el probador de tus prendas
o la lengua en esa miel

que no te gusta

.

Yo sé que no te gustan los afectos
pero no sé, no sé amiga
cual es el mundo sin defectos
ni virtudes, estadía para al menos
dos personas que quizá

no te gusten

.

Conjuraría tu pelo en el arcoiris que mochileas en la espalda
aburrido del todo conjugaría mi deseo de afectarte
una alegría amiga, un apego, siquiera una amistad

del que cierto día hablaste

en un florero que espera aún
una sombra inquieta

Junto a Alone el lema:

“La amistad… esa gran palabra que tienen las mujeres
para introducir o despedir al amor…”

.

Soy la despedida que tan solos
nos damos como mortales
tantos decoros por la sola carne humana
y deseos por lo que queda después

.

Tocas la puertas y nunca preguntarás si puedes pasar
siempre, siempre has estado adentro
cuando preguntes si puedes salir

.

pensaré silencioso

Un ADELANTE
JAMÁS podría DECEPCIONAR

.

No hay un reencuentro que
pueda repasar indiferente
todas las penurias que hemos
oído pasar hasta que te vaya bien

.
farewell:

.

NUESTRO IDIOMA AÚN ES UNA
CRIATURA QUE NO SABEMOS SI VIVIRÁ
EN LA CONSTANTE METONIMIA

.

El tiempo que llevamos no es una efeméride
la tabla de las leyes han venido a ser 2:

.

Escucharnos

Comprendernos

.

Uno
Dos
Y ni siquiera un darnos tiempo
En el olvidado y buen sentido
de DARSE

Y NADA MÁS

.

No hay claves ni combinatorias
somos tristezas paralelas

.

En un día más feliz que el mundo
compartiendo melancolías sonrientes
compartiendo

un cómo vas

e ido yo aquí he vuelto

de alguna manera

.

Miénteme cálidamente

aunque no seas la misma
dime sin responderme
sólo dime responsoblemente
sin prisa ni abandono

.

¿Qué adolecen tus manos
en tus pechos que aún no sonríen
pero viajan contigo firmes
silenciosos, ausentes como yo
testigo de tus labios otra vez sufriendo
en ese abrir y cerrar de tu piel

bostezando en el hambre posible
de un recuerdo en otro?

.

De tus caderas crecieron los frutos de los que hoy alimentas
artesanales joyas para tus amigos;

la espiga, árbol y oro plástico
y dijiste: porque todos los demás no existen para mí

.

Y yo escuché nada más

Por correspondencia

(Vuelta a preguntas como

Quién soy para ti

El poema siempre guardará algo

Y que esta vez no seas tú)

.

.

Seré yo un ente y oído

el INBOCADO

proyector de tu espalda: el arco iris

la espiral de sus colores luego de toda catástrofe
hermoso violento sujetaría por los huesos
de no ser por aún esa ternura fiel pronto
piel de tu mirada sería aún el Tigris

que derrama sin voz ni alma este olvido
venido  a ser una caricia plástica amistosa

llamada a lanzar piedras

de camino

al portal

.

.

Si hubiera camino alguno
al volante solo un accidente podría detenernos

no hay mucho en qué podamos correr
no hay mucho de qué convencernos

hemos sido traicionados

.

.

¿cual es aquella tierra en donde
el desamor no existe?

DESILUSIONADOS
ahí donde el amor aún no existe

.

.

Amiga,

Equivoquémonos

.

nada más

mi confidencia:

.

.

hoy yo te prefiero más que

.

a las alegres de la mano

encandiladas de alegría, de mundo
que cayeron apresuradamente sin que pudiera socorrerle una entrepierna

a las nomás efímeras

cálidas cual llamarada se enciende de noche
que ya ha dado todo lo que tienen en vida

a las flaquitas histéricas

que no adolecen otro padecer
que el de sus delirios hermosos: un pedacer

a las jugosas potonas

que bondadosas se enterneces de aquellos que caen a sus anchas
y quien se libre de ellas salve, salvo, una redención

a las chiquititas pecadoras

que claman por más mundo

y yo nada más soy cómplice de su falta, mi llamado

a las rucias choras

que no tienen miedo de perder mil veces su virgnidad
y chocar su muralla con el camino que se es cruce

a las feas confidentes

que no paran de escuchar el no  -silencio que les secreto

por amor a la amistad que nos separa

a las gorditas coquetas

que no faltan en nada salvo su discreción con las cosas del mundo
y que de este mundo no sé si soy

a la putas por una sola sonrisa

cuando ya todo ha acabado, y no nos volveríamos a ver
salvo que todo sea una mierda como aquel día, aquel…

a las núbiles excesivas

que convulsionan en sus sueños y vomitan los días
y nunca pedirán tregua en ellas ni siquiera lo que es un despertar

sin unos orgamos
y la fe(a) en la errata

(¡amanecer! Sé yo el sol radiante florecido en frente de sus rostros
aún todavía recitando albores poemas en memoria a tu presencia

por  cada mordida que me debas en este mundo sin flores azules)

.

Yo te prefiero más que INCLUSO
a yo misma, esa que alguna vez
había deseado en mis sueños

tan dolorosamente buena y verdadera (Trakl)
y ahora, ahora mismo por gusto
de decirte a cuantas, cuantas más
fueron ellas experiencias de otro

cardo,

¡cuanto

cuarto!

cuardo

.

De lado a lado
un INCONCLUSO

Y los [re]cuadros

Que no se resistieron

A la mirada del otro

.

.

Soy hermafrodita por deseo
de conocerte

Clinamen

.

Quiero sonreír contigo
comiendo churros de un carro
en un día de fiesta, cualquiera
comiendo chocolates con almendras
el día de tu cumpleaños, cualquiera
aunque sé que no debieras comerlos

.

Quiéreme como quieras

pero acepta esta ofrenda
lejos de ser callejera

es llamada a la madrugada

a cuan lento paso atraviesa la noche

.

.

Amiga ven

apuntálame, acompáñame
en un abrazo no necesitas palabras
por tu cariño deslices me faltan olvidar

los ahora sí no nacidos

.

Si alguna vez lo desearas

Dáñame no importando nada

Si alguna vez lo intentaras
cuanto tiempo necesites
Dáñame otras tantas veces
pero ahora con el afecto
de una mujer gritando séptica
la emoción de su garganta nacer
jamás por un capricho
sino por una

pena inmunda

sin nombre
sin mirada
sin simpatía

sin plática
sin sexo
sin opinión
sin familiar alguno

que ADOLEZCA
a ti, mujer, sino antes amiga

.

Y dijiste como una travesura unas palabras:
sólo me matará la vejez y el fin del mundo
.

.

Quiero ser el primero en volver a verte como quieres
en verdad no importando cuántos
cuántos tengas pensado por venir

.

.

Desfallezco en qué brazos
¿tus brazos, aún

amiga?

.

.

Ven,

déjame

y dame sí.

.

.

.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]


		

2 pensamientos en “A tí, mujer, sino antes amiga

  1. Julio Eduardo de Jesús dice:

    Ven,

    déjame

    y dAme sí.

    Sugerencia
    .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s