Nunca


Nunca supo que estuvo feliz
porque nunca fue relevante saberlo
salvo el día que empezó a dejar de estarlo.

.

Y entonces empezó a pensar en la felidad*
y a recomendar al mundo cómo llegar a este estado
Lo mismo, tal cual, le pasó con lo demás sentimientos.

.

Después de eso se dedicó a resolver grandes problemas
porque los problemas más particulares le habían terminado por acabar.
No podía volver a la experiencia. Tenía que sortearlo todo a grandes palabras
¿Qué otra cosa se espera de algo que hable de más de uno…?
Que no hable de uno. Y aún así sus pensamientos no eran domésticos
Eran un asalto. La humanidad lo toma por sorpresa, comodato
hasta que se termine por cansarse de su intrabajable vocación.

.

Un día notó que todavía llevaba calzoncillos.

.

-°-

.

Tenía no más que ser, ya que estarlo era sólo pasajero.

No, no es posible. Uno nomás es alguien que va de paso
Alguien que va dando pequeños momentos que van pasando

.

Y nada

Nada más.

.

.

_ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _ _

P.S.: Felidad: . ¿Notas cómo fidelidad se cruza con felicidad? Cual es la diferencia? La diferencia es la agenciación deleuziana: la felidad

.

.

.

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Un pensamiento en “Nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s