03/03/2013: Espearar


Carta postal.

Sobre/para la espera y la guarda

Espearar

Me parece que siempre te esperas tener la última palabra. Podría estar equivocado. A veces tengo la convicción de que el que espera sin decir qué espera, guarda también la espera, como quien no desea el objeto deseado, sino el desear mismo. Es doble espera, no lo digo tú como solamente tú, sino cualquiera. Pareciera que cualquiera que espera como escritura escribe su espera. Se inscribe en ella, se guarda, se afirma. Muestra sin mostrarse del todo, jugando con las formas, con cierto erotismo de las sombras y la luz, como los niños que han aprendido a hacer figuras con sus manos y una lámpara.

No me interesa saber qué o quién. Saber por qué o para qué. Ahora bien, sinceridad: aprecio el cómo. Y si el resto se deja entrever, será porque el entrevero lo habrá permitido > “me esperaba que alguien me lo preguntara, pero debe ser la persona indicada, que me haga justicia, sino seguiré esperando”. 

¿Cómo se espera cuando se espera? acá al menos diciendo que se espera > Con cierta traición a la espera (?) > El que espera que le hagan justicia busca hacerse saber, y en silencio se corre el riesgo de ser olvidad@. Y ahí que esperar no sea algo pasional, cautivo, pasivo (?) > Me desespero en esta espera sin relajo (?) > Después de todo, no siempre (o al menos en un momento de la espera) se desea esperar. Sólo se desea el deseo.

El que espera parece tener la palabra, o al menos se empodera de ella (porque no tengo lo que espero, busco entonces de qué aferrarme. Yo mismo escribo, y es que también (me) espero tantas cosas, como que algún día no haya que esperar más > que ya esté todo dado) y se espera que los demás le den la palabra de alguna forma (dejando de escribir > no escribir por el que espera, dejando al que espera > dejar al que espera, permitirle también es abandonarle, dejarle ser (?) > el que es visto en la espera, acusado en la espera, deja de esperar (?) > no creo > Alentando al que escribe siga escribiendo, siga esperando, si el que espera escribe, al menos mira, habla, reacciona, es de una forma > crea una textura a partir de su estancia). Sin el otro, la palabra igualmente está, sobre el eco de una palabra que regresa. Ojo, un otro que haya aprendido a que, luego de haber dicho y hablando y escrito tanto, haya aprendido, antes que todo, a escucharse en su silencio. A comer de su falta, en todo caso. Después de todo, de ecos aprendimos a escuchar los ruidos > y es que no hay ruido, sino el otro que está demasiado distante.

Sin muchas veces por qué tener que saber por qué, o qué/quién espera, nos identificamos de una forma empática > hay cierta experiencia empática en cada uno, lo digo porque incluso con nosotros mismos tenemos una relación patológica con nosotros mismos como un otro. Es como cuando a veces vemos a alguien llorar. Esperamos que en algún momento tenga que dejar de llorar, entonces acompañamos a veces a estas personas, esperando que dejen de llorar. Podría llorar para siempre, ¿no?, y la espera se vuelva irresistible. Lo mismo esperar.

De qué manera esperamos?
(in)distintamente
Cada uno de una manera (?)

¿Hay cierta autoría en la espera?

Nos esperamos que la escritura también tenga paciencia, se preste para estas cosas que no entiende, porque nunca la escritura se toma su tiempo, toma siempre el tiempo del otro, el tiempo que cada cual encomienda a esperar, como el tiempo de las cartas que viajaban meses, hoy esperan sólo ser leídas, respondidas.

Siempre me he preguntado qué espero, y si realmente espero, porque el día que deje de esperar no sé si me habré repuesto, sino habré resuelto mi expectativa. ¿Nacemos para esperar o es que lo aprendemos como un valor que aprehendemos con la experiencia? Valores como la promesa y el juramento, se mezclan con la fe y la espera.

Aunque cumplamos, siempre fallamos, nos justa faltar, también por eso esperamos, nos esperamos, y esperamos de las cosas, las personas y las palabras a veces nada, a veces todo.

No hay mejor droga que el yo que pregunta sin buscar respuesta
más que eso la razón echada al aire.

En ningún caso nos quedamos con la espera. Quien espera se agita y se agota, se cansa y se agobia. El que espera espera dejar de esperar? De alguna manera y en algún momento sí. Espearar el momento es hacerse justicia, como quien manifiesta haber esperado, y por lo mismo, haber cumplido, como el guardavallas espera haber cumplido haber guardado a su equipo de goles, goles que no dejarán de insistir hasta el día en que deje de jugar definitivamente para siempre.

Y pese a los goles que pueda recibir, sabe que aún tiene que estar en pié, y seguir guardando.

Esperar y guardar, por eso jamás podría pensarse como un gesto de pasividad.

 

.

.

.

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

 

2 pensamientos en “03/03/2013: Espearar

  1. Ya'el dice:

    “permitirle también es abandonarle”
    ¿En serio? yo creo que permitirle es apoyarle.

    ¿Nunca te hiciste justicia?
    El esperar o Espearar / Esperar-Guardar. Sí, Guardar, pero estar atento.
    En ninguna espera se está pasivo, se está atento y esa Espearar son de los que piensan que la vida misma hace justicia en la faz de la Tierra.
    No hay mal que dure 100 años, ni cuerpo que lo aguante, la ley de atracción, el todo llega, si no, no es el final.
    Ufffffffff tengo una habitación llena de frases sobre la Espera y la Esperanza, Esperancia.

    Antes que exista Acción poética en las ciudades, la acción estaba en mi dormitorio.

  2. Ya'el dice:

    Es una manera de vivir, y no se cuestiona ¿O sí? Bueh que se yo.
    Es un estilo de vida.
    Es mi filosofía

    Esta noche estoy de muchas frases que quizás no lleven a ningún lado.
    Me gustaría que lleves a la práctica lo de no esperar nada del otro, te sorprenderías lo que podes conocer.
    También que aprendas amar más allá de lo natural, de lo visible, de lo tácito, de lo .. puaaaaaaaj (no me sale la palabra, sí la mueca y el asco), de eso po, ah sí, de lo superficial, amarías hasta la hoja que se está cayendo del árbol que ahora mismo está a tu derecha mirando hacia el Oeste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s