Para la lluvia no


.

A uno que escribió, la palabra le fue dada

.
.
.

Hay veces que tomamos decisiones
firmes, como la corteza de un árbol
a punto de ceder de camino a la primavera
Es verdad que ante la lluvia
no podemos estar invariables,
la tierra se humedece con certeza
las hojas sosobran, el suelo bosteza
el pasto rebrilla, la mirada se estrecha
con las gotas que encojen las copas
declinamos ser los mismos antes
de que el cielo vuelva a vacilar
entonces vuelvan a asomarse canciones
Ocasiones de aparatosa luz.

Las calles parecen más estrechas
caminábamos tomando la parte helada de nosotros
el canal parece tomar escasamente
el ritmo y forma que la ciudad
le había robado hace tantos años
el techo de las dependencias del mundo
cantan suaves sobre las cabezas

No había quién pudiera escuchar.

Que nos moje o nos haga resbalar
parece una costumbre tener que hablar
el que escribe a veces toma una decisión
drástica, inhabitual palabra que llama:
vivir la lluvia en la palabra, harán unos
más otros tendrán la lluvia por mora
humedad de la luz, tos y tiempo
entonces la palabra estará dada
al primero que la quiera fracturar
con cada charco que los transeúntes
han ido esquivando a saltos
uno hará sombra a otro
uno la palabra tendrá que pisar

.

Hacerla sentir el olor
Venir a hacerla sentir humanal
antes de hablarla a salivazos
amenazar la reglas de unidad
ser todas las gotas y ninguna
las miro sin poder todas contar
haciendo el papel de tonto
buscando una medida sin verso
no puedo, pero más no puedo
dejar de intentarlo como veo
así también habré escrito
Las gotas pasarán pérdidas
Y perdidas pasarán al torrente
Hasta que vuelvan a volar.

.

He vivido la lluvia sin poder hablar
insolente me he sonreído bajo un techo
y al tener que pisar y ser pisado
impávido he sido el respirar
la agitación de la última nube
antes de avergonzarse
en el momento en que la exhale
y huya allá por donde la mirada
se pierde y se esconde en lo que
por horizonte habremos de decir es:

.

hasta donde has sido
capaz de dejarte llover

.
.
.

(Y el verbo que habla de lo mismo

que no puedo destrozar)

.

.

.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

 

2 pensamientos en “Para la lluvia no

  1. Venir a hacerla sentir humedad
    antes de hablarla a salivazos
    amenazar la reglas de unidad
    soy todas las gotas y ninguna
    las miro sin poder todas contar
    haciendo el papel de tonto
    buscando una medida sin verso
    no puedo, pero más no puedo
    dejar de intentarlo como veo
    así también habré escrito.

    me gustan estos versos.
    para mi el cuerpo del texto,
    calidad,
    imagina(c)ción.

  2. Estimado alberto: me gusto la imagen que hablaba de algo así como:”caminando nos tomamos de nuestra parte más helada” ( genial), hay un cierto guiño huidobriano o algo que me recuerda un poema de él… me gusto. Siempre cargando tus fantasmas Alberto, como quizá yo los mios…siga fracturando su cabeza, un abrazo rey!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s