Jorge Teillier – El Aromo


El pre-texto vale tanto como el poema:

“Poema dedicado al árbol simbólico de la frontera. Hay un aromo también al fondo de mi casa. Voy a leer el aromo, lo mejor que pueda porque soy muy malo para la lectura. Solamente vivo acompañado de gatos. Vivo con dieciséis gatos, así que estoy acostumbrado a leerle a gatos que no escuchan nada. Ahora no tengo gatos sino que seres humanos, cosa que me aflige bastante. “

.
.
.

.
.
.

EL AROMO.

El tiempo lo guardó en su memoria
para soñar con él, en las noches de invierno.

Los labios del tiempo despiertan,
y pronuncian, mojada de lluvia,
la primera palabra que recuerdan.

Y se enciende la llama del aromo
sin temor al viento, sin envidia del sol.

El aromo es el primer día de escuela,
es una boca manchada de cerezas,
una ola amarilla de donde nace la mañana,
un vaso de vino en la mesa de los pobres.

El aromo es un domingo en la plaza de provincias,
es lo que nace de la semilla
de un hueso de niño muerto,
la amistad de las ovejas y el molino
en los viejos calendarios
y la alegría de los brazos
que renacen cuando estrechan el cuerpo de quien aman.

.
.
.

Un pensamiento en “Jorge Teillier – El Aromo

  1. Ya'el dice:

    y la alegría de los brazos
    que renacen cuando estrechan el cuerpo de quien aman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s