Serena camino y color


Camino color

Camino color

De alguna manera es importante saber ser un niño pese a los años que uno tenga,  cultivar esa habilidad de fracturar la rutina y ser,  aunque sea por un momento,  quienes a verdaderamente somos. Esa manera que nos permite esto es la receta que cada cual maneja para ser feliz.

Hoy Sábado 31 de Enero del 2015, a eso de las 13:30 horas,  mientras pasaba en bicicleta en la plaza que está en Balmaceda con Eduardo de la Barra,  me encontré con unos puestos artesanales y un grupo musical que hacían la suerte de una feria auto gestionada. Motivado por la nostalgia que me traía al recuerdo Nombre Colectivo, mi grupo cultural, simpsimplemente me senté y pasé a disfrutar un buen rato.

Mientras eso sucedió vi la necesidad de escribir, así como el que tiene sed busca algo que tomar. Dadas las cosas así,  les cuento que salió el siguente texto,  el que fue leído a viva voz en la feria,  porque de alguna manera es de ahí:

 Mientras todos salieron al valle

me senté en la plaza

El camino de dos ruedas detuve

La ciudad era la casa

Cerré ojos y problemas

y sonreí en calma.

La serena era una canción.

Mientras todos fuera, aparte

Del campanazo de emoción,

La iglesia está cerrada

Y la estética colonial

Se encontraba al paso

De turistas y ciudadanos.

El cielo nublado, remanso

Era la ciudad adormilada

Hacía a ratos de una gran boca

Que una y otra vez bostezaba

Colorida,  sutil, cercana

Mírala también,  colorida

La feria era gentil y un regazo

De voces y expresiones

De quienes crecieron que aquí

Felices se puede estar

Al golpe del pandero

Al tremor de una voz

Al ritmo de la caja

Al cariño del baile.

Tejido, tela, viajero.

El arte es testimonio

De que en creer está el alma

Calentita como la yerba

Que podría tomar usted

¿Se sirve este vez?

Cierre los ojos y problemas

Sienta y sírvase.

La serena es una canción.

Mientras todos salieron a la calle

Me senté como un desconocido

A escuchar la esperanza

De los que creyeron una vez

Me sentí como los perros

que duermen despreocupados

El de la pileta, que no le importa

si de pronto cae el agua

Y el del semáforo, que no le importa

El tráfico de la calle Balmaceda

Que, avanzando sin mirar

Va en la fe de ir sólo al norte.

Por cierto, a usted que lo distraje

por un segundo en el accidente de ser

Ahora estamos en el mono verde

Si gusta ya podemos volver a ver

El camino que teníamos

Antes de que el semáforo

nos vuelva a detener.

Camino color,  plaza balmacena con Eduardo de la barra

Sábado31 de Enero,  2015

 

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Un pensamiento en “Serena camino y color

  1. Ya'el dice:

    “¿Te gustó La Serena?” Me preguntó Lorena.
    Me gustó la gente.

    La Serena tiene humanidad y eso hace amar hasta los obreros que alguna vez me hicieron falta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s