Nacido en otro


 

17880547_1403826603015465_815998679848122871_o

Niño sirio muestra sus hipopótamos en el campo de refugiados de Ritsona, al norte de Atenas, 12 de Octubre, 2016. Petros Giannakouris / AP

 

 

“Poemas. Heridas de colores.

Crayones de sangre,
escritura sin pormenores:

Voces con hambre
de boca abierta,
como los hipopótamos de los menores
que juegan a que la mañana por fin despierta.

Miradas, refugiadas de ser escuchadas
me matan, aunque me enamoran.
El colmo de todos los silencios
es pedir, aunque no te correspondan
patria sobre otros consuelos.

Poemas. Heridas de colores.
Pinceles que arden,
Clamor sin ocasiones:

No entender ni sentir
Vivir, nada más vivir
Dónde cómo y por qué
No sé, cómo saber

¿Alguien lo podrá decir?

Ven y toca a mi casa un día
si encuentras:

…la puerta

…la respuesta

…la patria.”

Pese al dolor ajeno por la distancia, comparto el pasar de muchas personas que están en una difícil situación. Transmito mi empatía a todos los refugiados del mundo, manifestando que son personas únicas e incomprendidas, sobre todo por aquellos que no han tenido la ocasión de vivir esto. Dios quiera nunca les pase y les de una oportunidad de crecer.


 

 

Cita del texto motivo por el cual nació el poema:

“Mi hijo pone sus plumas, su caja de crayones frente a mí
y me pide que le dibuje una patria.
El pincel tiembla en mi mano
y me sumo en llanto.”

Nizar Qabbani.
Ar-rasm bi al-kalimat (Dibujo con palabras).
Siria, 1966.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s