Jorge Teillier – El Aromo

El pre-texto vale tanto como el poema:

“Poema dedicado al árbol simbólico de la frontera. Hay un aromo también al fondo de mi casa. Voy a leer el aromo, lo mejor que pueda porque soy muy malo para la lectura. Solamente vivo acompañado de gatos. Vivo con dieciséis gatos, así que estoy acostumbrado a leerle a gatos que no escuchan nada. Ahora no tengo gatos sino que seres humanos, cosa que me aflige bastante. “

.
.
.

.
.
.

EL AROMO.

El tiempo lo guardó en su memoria
para soñar con él, en las noches de invierno.

Los labios del tiempo despiertan,
y pronuncian, mojada de lluvia,
la primera palabra que recuerdan.

Y se enciende la llama del aromo
sin temor al viento, sin envidia del sol.

El aromo es el primer día de escuela,
es una boca manchada de cerezas,
una ola amarilla de donde nace la mañana,
un vaso de vino en la mesa de los pobres.

El aromo es un domingo en la plaza de provincias,
es lo que nace de la semilla
de un hueso de niño muerto,
la amistad de las ovejas y el molino
en los viejos calendarios
y la alegría de los brazos
que renacen cuando estrechan el cuerpo de quien aman.

.
.
.

Anuncios

Raúl Zurita: Fellatio + Maipo

Raúl Zurita
.
.

.

.

FELLATIO

¡Al que se mueva le aceito el culo a bayonetazos!
La puta que los parió…
La arenisca del suelo se me enterraba en la boca
y se escuchaban voces por los altoparlantes.
De pronto tocaron la canción nacional.
Esta es la canción nacional de Chile no de Cuba mierdas, gritó, mientras
me levantaba a patadas.
El viento me dio en la cara y vi a los otros.
La bandera se iba elevando al frente. Pensé: sólo
es un trapo, pero no era un buen momento para discutirlo.
Canté la canción nacional y quise que no acabara nunca.
Cuando terminó nos taparon la cara con nuestros propios sacos y nos
hicieron correr entre dos filas
de soldados.
Mientras caía se me desprendió el saco y vi el último culatazo.
La punta de la culata me rompió los dientes y penetró en mi boca.
La vi mientras se venía y luego el resplandor del golpe.
Mi amiga se la chupaba a un amigo y fue duro.
Amargas fellatio las del amanecer.

.
.

MAIPO

Le pusimos Mi cariño malo y el tipo sí que se las
traía, una entera mierda de la punta de los bototos
hasta la mierda de casco.
Éramos cientos y cientos tirados en el fondo de la
bodega de la mierda de barco con la mierda hasta el
cuello, y les digo poco.
No cabían ni cincuenta y para cagar era un cuento,
decidimos que una esquina sería el WC y te tenías
que abrir paso a codazos para llegar allí.
Y no faltaban los chistocitos, toda una historia ir a
cagar en realidad.
Quince metros arriba se abría la escoltilla, tendría
unos tres x tres y recortaba el cielo. Una mierda de
cielo cuadrado por donde uno veía amanecer,
anochecer, toda la mierda.
Nos vigilaban desde allí, pero uno tendría que
haber sido pájaro para arrancarse. Los mierdas lo
entendían y a veces nos tiraban para abajo algunos
cigarros.
No la mierda de Mi cariño malo, él comenzaba su
turno temprano y nos empezaba a gritar el muy
mierda y nos apuntaba con la metralleta y hacia
pasar las balas.
Un destripadero sin Dios y encima la mierda ésa.

.
.
.

La respuesta. Domingo 14 de Julio, 2013

En respuesta a “La ninfa de Fauno”

Muchos se habrán preguntado cómo es que ama una mujer enamorada. Yo me lo pregunté muchos años. Hoy prácticamente esa pregunta es un antecedente de la mas viva y cálida respuesta de quien, no esperando nada, los regalos más lindos que un hombre pueda tener.

Hoy es domingo, y no es particularmente hermoso porque el sol está reluciente. Hoy día es hermoso despertar porque hay alguien que te busca en la mas franca caricia y la palabra. Me pediste que te regale mi voz. Y te la dí un día que te escribí un poema. Hoy vivo esta experiencia como algo irrepetible, como toda primera vez que sea digna de decirse:

Hoy estoy con voz,
con voz en pié  de guerra
desarmado hasta de sangre
todo es tuyo, todo lo doy
música, la palabra que venga
sea escuchada como antes
cuando éramos más  chicos
y nos asombraba las mas sencillas
proclamas de un lenguaje que no entendíamos
y hoy resultan melodías que nos
alegran como rondas de niñas

Baillando y cantando solo por jugar
la sonrisa liviana y frágil entre todos
hasta la tarde que nos ha de cansar

Es posible, amigas y amigos
los por venidos y por venir
sepan los presentes que me han acompañado
que cultivar flores en el desierto una vez
en verdad es posiblle, y regalar una
a cada momento posible que fue
y que hoy está presente en la estela
más  brillante de nuestros ojos
quien nos mire ha de saber que no
llevamos una alegría celosa en el alma
sentencia para los hijos de nuestros hijos:

no hay que avergonzarse del mundo
si vivimos dispersos en una alegria
que nadie entenderá porque le es ajena
Díganme ustedes: ¿por qué no se han dado
la oportunidad de ser feliz, como los locos
que han sido confinado a un patio de emociones?
Y ustedes, hoy que viven su teatro de viles operaciones
contra la fe de que se puede perder todo
como así un loco pidió para que lo siguieran
¿por qué no abandonan esta actuación artificiosa
dejan todo, aman el vertigo, se arriesgan?

Ella recordó mis palabras de asombro frente
a una de las única de las veces que me sentí
el que se habia olvidado, el auténtico que soy
por lo que hecho en este mundo, sonrío de acá
de donde una vez te reconfortaste cuando oíste
el secreto que llevaba en mis latidos del corazón.

También te regalo una canción: “Tu voz en mi voz”,  de Tata Barahona

Y la experiencia de volver a leer un poema que ya habías leído: “Si un día estoy lejos”

 

Una lecto-escritura de A. Pizarnik


.

.
A los amores, que no son más que estelas de momentos
A veces ni son, mira a veces solo un hálito
Un encuentro,un ruido, una piedra
Reverberancia de la voz del mundo
y la plaga poética de la felidad
Una madeja de humanidad echada a la deshebra
Soy como esta noche que deshago y deseo
palabra echada
.

.
En esta noche, en este mundo
hace frío, hace sueño
en esta noche si hay alguno
de mis intentos que tenga
la palabra, haga ensueño
si digo en esta noche
que estaré contigo
estaré
aunque no te veas
diré que estaré y
te veré
que te eche de menos
es solo porque estás durmiendo

Nadie conspira
Ninguna canción
Ninguna palabra
Ninguna intención

La almohada es la con-tensión
de los días viniendo otoño

El sitio de estas palabras
enmundecen, anochecen
se ensueñan
enmudecen

La ausencia es una falacia
Y tu compañía la extrañeza

¿dónde va el tilde cuando
no encuentro tu ombligo?

En esta noche, en este mundo
no
me resistiría
a la tentativa
me convenzo, eso sí
de la tentativa
de que no hay nada
y esto es tan solo
lo que escribí

ven, cuando leas
cuando haga ver
ya no estaré
lo que no se ve

Solo será el resto
del silencio

.

.

.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

La lluvia de hoy día

La Lluvia de hoy día

La Lluvia de hoy día

.
.
Fui de la palabra fácil
La imagen movimiento
Caían pequeñas gotas
de alegría para el tiempo
.
para versanías así fáciles
como ellas, unas pocas
.
Gráfica y móvil del instante
en el ojo cruzado el momento
Seis de octubre, dos mil doce
Mañana tarde y noche, en fin
.
Relaciones de la alegría
de tener que estar así
contento del agua venida
sobre el corazón, sin que
.
nadie lo hubiere provisto
lo que alguna vez por olvido dí
.
La lluvia de hoy día
no era oscura, era linda
como nunca antes la había visto
sencilla inoncencia de mi vida

.
.
.

.

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Cita:Gonzalo Rojas – Carta al joven poeta para que no envejezca nunca

 

Gonzalo Rojas

Gonzalo Rojas

En este video podemos observa a Gonzalo Rojas hablando respecto de este texto: Carta al joven poeta para que no envejezca nunca.

Agradecimientos a palabravirtual y a http://www.offtherecord.cl/, por rajarse con el video.

Carta al joven poeta para que no envejezca nunca – Gonzalo Rojas

Repita usted siete veces: no hay
rata curativa y sanará, repita, repita,
hasta que las palomas salgan volando del pantano
y aparezca Lautréamont como por encanto
riendo sin paraguas
ni mesa de disección, ¡pamplina
el azar!, el juego es otro
y no se sabe cuál, no hay
belleza convulsiva ni menos
hada, ni
mucho menos computación, la apuesta
es distinta, usted
mismo es la musa con sus zapatos hamletianos de rey
sin nadie adentro diciendo el to be
o el not to be de la farsa
parado ante nadie desde el momento
que el momento va a estallar, se lo digo, repita,
repita: no hay rata
curativa, toda rata acarrea peste.

Poema en video: Carta_al_joven_poeta_para_que_no_envejezca_nunca de Gonzalo Rojas por Gonzalo Rojas

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]