Tarde (de) Epifanía

muy tarde el hombre
sabe de su muerte
así como el descuido
que la deshonra:

olvidos, momentos
que desconoce.

Más,
Comprende a buen tiempo
el error de aquel segundo:

el despedicio
de una vida.

En su belleza
dejará un desliz.
Tendrá aún alegría
porque el destino

le ha perdonado,

No la vida, sino bien
esa, su epifanía.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

“Puta”, o la descripción de una abreviación

“Puta” es la palabra de la resignación

cuando sabes que tienes que decir sí

cuando más que nunca lo has querido.

.

Cuando ese “no” está tan lejos de ser posible

que das por hecho que la aceptación es lo

que queda como última opción.

.

Además que el silencio

es mucho más grave

que decir “puta”.

.

“Puta” entonces es una expresión neta

que resulta de un displacer manifiesto

como cuando no quieres seguir

dando por hecho aquello que se presenta

como simplemente absurdo.

.

Como por ejemplo, cuando Carlitos

se resignaba a decir:

“osea puta a fin de cuentas si”

aceptando que C.P.S. era el espíruto.

.

“Puta” es, en resúmen

(porque no hay posible conclusión

tan solo la abreviatura)

el padecimiento pleno.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Cita:Gonzalo Rojas – Carta al joven poeta para que no envejezca nunca

 

Gonzalo Rojas

Gonzalo Rojas

En este video podemos observa a Gonzalo Rojas hablando respecto de este texto: Carta al joven poeta para que no envejezca nunca.

Agradecimientos a palabravirtual y a http://www.offtherecord.cl/, por rajarse con el video.

Carta al joven poeta para que no envejezca nunca – Gonzalo Rojas

Repita usted siete veces: no hay
rata curativa y sanará, repita, repita,
hasta que las palomas salgan volando del pantano
y aparezca Lautréamont como por encanto
riendo sin paraguas
ni mesa de disección, ¡pamplina
el azar!, el juego es otro
y no se sabe cuál, no hay
belleza convulsiva ni menos
hada, ni
mucho menos computación, la apuesta
es distinta, usted
mismo es la musa con sus zapatos hamletianos de rey
sin nadie adentro diciendo el to be
o el not to be de la farsa
parado ante nadie desde el momento
que el momento va a estallar, se lo digo, repita,
repita: no hay rata
curativa, toda rata acarrea peste.

Poema en video: Carta_al_joven_poeta_para_que_no_envejezca_nunca de Gonzalo Rojas por Gonzalo Rojas

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

curiosidad de visita vagabunda

¿Nos vamos hacia adentro o bien hacia el mundo?

¿Es que hay que ir o bien es que viene,  o que vienen?

¿Hay acaso algo que sea afuera? ¿o es todo, esto,

y no hay nada más?

El patio es la interperancia de la brisa, su madrugez.

Y  aquí una leche que con café queda más agradable

reconfortan estas preguntas con su vapor.

El sandwich de jamón es la circularidad de la naturaleza:

no pregunta por lugares,  por cosas o nombres

mucho menos de un apetito insaciable

que llama la atención en cada mordida.

Y no es que sólo quede preguntar. Hay una indecisión motivadora:

El desandar, como decía un comedido algún día de ayer.

El frío, la mañana que se despierta con el caminar de los jornaleros.

Esa luz, que molesta al amanecer, y el tráfico, que se hace después de todo.

Ante esto me contemplo desnudo en una duda inocente de ser vista.

¿Hay una respuesta ante todo esto,

o es que hay que tirar un dado,

o la moneda que no tengo

(que me gustaría gastar

en un efímero puchito)?

¿Qué hay entonces? ¿ habitación, mundo, patio,  familia, cosa o idea?

¿o es que todo es una pura virtualidad? Queda entonces volver a preguntarse

con insistencia: ¿nos vamos hacia adentro o hacia afuera?

¿Todo será acaso una cuestión del márgen

entre lo púbico y lo privado?

¿Será acaso eso, eso, lo lúdico en el límite

(que hay entre mis ojos y tu mirada)?

Una corazonada que agita el corazón, dice: no.

Pública es cada decisión, el mundo

de cada chimpancé, de cada chita,

¿y qué hay entonces del deseo que vivo detrás de mis oídos,

de mis labios,

de mi vida de hombre, tras toda ésta:

mi piel de hormigón?

¿O el de los tuyos, humedecidos

en cada palabra, en cada voz tuya?

El margen parece ser una fábula

que vivo en cada ocasión que despierto.

Ante esto tomo la palabra con voz ingenua

que parece enruborizarse cuando se sabe escuchada,

que dice:

¿dónde es que hay que ir?

No espero respuesta

Pues sea como fuere

yo me largo

a donde hoy resulte

caminar.

————-o————-

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]