Lectoescritura: Stella Díaz Varín: Edades Principios y Finales

articles-74145_thumbnail

Stella Díaz Varín junto a Jorge Teillier Sandoval

 

Edades Principios y Finales
Stella Díaz Varín

 

     De niña nunca leí a Neruda.
Antes de conocerlo
Me imaginaba dueña del lenguaje
De la sustancia, de la ponderación
Del color y la luz
Pero vinieron los trece años
A recordarme agosto
Y fue
Cuando el viejo imprentero de mi pueblo
Iluminó la palma de mis manos
Con “El Hondero”.

Me creé desde entonces la verdad
La investidura de la piedra marina
Descubrí el silencio
Y un horizonte
Donde aprendí a reverberar
Con el último rayo verde de sol bajo las aguas.

Y me hice mujer
Al devenir poeta
Y agradecí
Por habitar un mundo venidero.

Cómo quise a Neruda.
ínfima escala yo, niña poeta
Lejos
La vastedad de su presencia
Mal vista
Por las razas asustadas.
Pájaro de sol
En un jardín de invierno.

Él
Siempre lo supo.
Sabe lo que pretendo con mi verso
Hoy lo estoy recordando
Porque es vivo
Válgame la insolencia
De confundir ruiseñores
En la ausencia.

Nada se nos ha dado
Hay que aprenderlo todo
Desde la sonrisa
Hasta la lágrima.
Nada se nos ha dado
poeta-duende-mártir
Ni el latido
Que aprendemos a palpar
Desde la infancia
Ni los caminos
Que ensayamos temerosos
Ni las conversaciones sin palabras
Que nos separan del amigo
Contra los enemigos

Que nos separan
Del Ángel de la Guarda
Qué podría decirle yo ahora
Al Ángel de la Guarda
Seguro que Teófilo Cid
Ensayaría una sonrisa
La más hermosa sonrisa
Que haya visto.

Otro es ahora
El árbol y su corteza
Otra muy otra es la mirada
Que consigna la cifra
Otros muy otros los poetas
En la tierra sombría

Perdón por el cansancio
Pero a veces creo
Que nunca más la canción
La alborecida luz

La desinencia
Remitida desde el tronco al pétalo
Negándose a sí misma
Para viajar en el desborde
De la más absoluta primavera…

Nunca estarán de nuevo muchas cosas
No hablo de nombres perdurables

Voces, gestos.

Otros muy otros
Serán los silencios
Muy otras, sin reversos
Las distancias
Otras también las horas
Y la agonía cada cinco minutos
Ya no será jamás el mismo otoño

Es triste descubrir
En los umbrales de la muerte
Que el vano de la puerta
Es el fondo del espejo
Y allí van nuestros pasos…



 

 

Durante el año 2017 la Municipalidad de La Serena (una comuna de Chile, país recóndito de Sudamérica, ubicado más menos en el cono sur del Planeta Tierra) realizó un concurso patrimonial, cuyo titulo versaba más menos así: “La Serena elige a los 10 personajes de su historia”. Como en esa época el editor de este blog residía en dicha comuna tomó entre los candidatos a una particular figura que le ha llamado la atención desde que la conoció. Stella Díaz Varín. Viendo que había que votar con la red social Facebook, observé que llevaba más likes que Gabriela Mistral, quien es denominada por su aporte en las escuelas que había realizado clases en el sector de Las Compañías.

El sólo hecho de que haya nacida en La Serena el 11 de Agosto de 1926 no la hace merecedora de una potencial nominación. No soy quién para defenderla, pero debo decir que desde la perspectiva poética resultó ser una inyección potente para aquellos que aprecian no solo la letra, si no la vida misma del quehacer poético. Esa co-respondencia, esa gratitud de sentir esa convivencia con una autora auténtica en un sentido muy simple. Enrique Lihn es más clarividente en esto en la introducción del libro “Los dones previsibles”, allá por el año 1992, de donde este parte el poema “Edades Principios y Finales”:

 

La voz de Stella es fiel a sí misma. Subrayo esa palabra para agregar que la mayor parte de los poetas de mi generación entendíamos la poesía como canto, en primer lugar y sólo en segundo como escritura. En el poema hablaba, una primera persona que debía robarse con su voz todas las películas, empezando por la Biblia. El hablante más bien cantante, de los versos, debía ser “antipoeta y mago” -Huidobro-; heroico y multitudinario – de Rokha-: un mito -Neruda-. Stella Díaz  Varín, no bien reconocida la necesidad de tener una voz propia y resonante y, en ella, “la razón de mi ser”, intentó diferenciarla con una violencia específica e hizo de ella una leyenda turbulenta. (…)

Algunos de nosotros, estimulados por el ejemplo de Nicanor Parra, nos alejamos rápidamente de este tipo de poesía -del hipnotismo de las Residencias de Neruda, del gigantismo de Rokha- Stella, no. Hasta el día uno de sus mejores versos (“Y un horizonte / donde aprendí a reverberar / con el último rayo de sol sobre las aguas”) son autoreferenciales. Adornos de la propia persona retorizada, que es la máscara del poeta.



 

Con el riesgo de equivocarme, sabiendo que no soy autoridad para decirlo, diciéndolo desde mi más personal entusiasmo, aprovechando la excusa de un concurso, quiero decir que uno de los aportes más importantes que deja Stella Díaz Varín es esa fidelidad poética, que representa la voluntad de ser en un país difícil, complejo, inhóspito, ajeno a la dignidad del quehacer del poeta, hecho que reflejará su biografía y el elemento vital de toda su poesía. En relación a esto, Stella Díaz Varín insinuó un recado importante que debemos considerar.

 

“Yo creo que deberíamos preocuparnos un poco de que el poeta deje de ser una especie de ser mítico, alado y peregrino. El poeta es un ser humano con familia, con necesidades biológicas y necesidades de todo tipo, al que nadie le da boleto en este país (…) por lo menos me gustaría que el hombre creador tuviera una base y una mínima seguridad de vida para que pudiera seguir creando”.

 

 

 

 

Anuncios

Cita: “La Loba” – Alfonsina Storni

Alfonsina Storni
Alfonsina Storni

Alfonsina Storni


LA LOBA

Alfonsina Storni
(de La inquietud del rosal, 1916)

A la memoria de mi desdicha amiga J.C.P.

porque este fue su verbo

“Yo soy como la loba.
Quebré con el rebaño
Y me fui a la montaña
Fatigada del llano.

Yo tengo un hijo fruto del amor, de amor sin ley,
Que no pude ser como las otras, casta de buey
Con yugo al cuello; ¡libre se eleve mi cabeza!
Yo quiero con mis manos apartar la maleza.

Mirad cómo se ríen y cómo me señalan
Porque lo digo así: (Las ovejitas balan
Porque ven que una loba ha entrado en el corral
Y saben que las lobas vienen del matorral).

¡Pobrecitas y mansas ovejas del rebaño!
No temáis a la loba, ella no os hará daño.
Pero tampoco riáis, que sus dientes son finos
¡Y en el bosque aprendieron sus manejos felinos!

No os robará la loba al pastor, no os inquietéis;
Yo sé que alguien lo dijo y vosotras lo creéis
Pero sin fundamento, que no sabe robar
Esa loba; ¡sus dientes son armas de matar!

Ha entrado en el corral porque sí, porque gusta
De ver cómo al llegar el rebaño se asusta,
Y cómo disimula con risas su temor
Bosquejando en el gesto un extraño escozor…

Id si acaso podéis frente a frente a la loba
Y robadle el cachorro; no vayáis en la boba
Conjunción de un rebaño ni llevéis un pastor…
¡Id solas! ¡Fuerza a fuerza oponed el valor!

Ovejitas, mostradme los dientes. ¡Qué pequeños!
No podréis, pobrecitas, caminar sin los dueños
Por la montaña abrupta, que si el tigre os acecha
No sabréis defenderos, moriréis en la brecha.

Yo soy como la loba. Ando sola y me río
Del rebaño. El sustento me lo gano y es mío
Donde quiera que sea, que yo tengo una mano
Que sabe trabajar y un cerebro que es sano.

La que pueda seguirme que se venga conmigo.
Pero yo estoy de pie, de frente al enemigo,
La vida, y no temo su arrebato fatal
Porque tengo en la mano siempre pronto un puñal.

El hijo y después yo y después… ¡lo que sea!
Aquello que me llame más pronto a la pelea.
A veces la ilusión de un capullo de amor
Que yo sé malograr antes que se haga flor.

“Yo soy como la loba.
Quebré con el rebaño
Y me fui a la montaña
Fatigada del llano.


.

Felipe Pigna – historiador – sobre Alfonsina Storni:

“Cuando Alfonsina Storni dio a conocer el poema La loba, incluido en su primer libro, ‘La Inquietud del rosal’ publicado en 1916, no tuvo gran repercusión inicial en el mundillo literario, pero sí en su actividad cotidiana: debió renunciar a su trabajo de oficina. Para sus patrones, que fuese madre soltera podía pasar, pero que lo proclamara desafiante en versos “escandalosos” era demasiado. Con el tiempo, la propia Alfonsina dirá “¡Dios te libre, amigo, de La inquietud del rosal! Pero lo escribí para no morir” en el encierro oficinesco, donde “el sol pasa por el techo pero no puedo verlo”. No obstante, en esa Argentina en proceso de cambio, mujeres que como Alfonsina rompían el molde tradicional, por momentos se sentían como “lobas” frente al “rebaño de ovejas” que, al mismo tiempo, se burlaba de ellas y les temía.”

.

Cita: El corazón sonriente (The Laughing Heart) – Charles Bukowski

 

 

 

Tu vida es tu vida

no dejes que sea golpeada contra la húmeda sumisión

mantente alerta

hay salidas

hay una luz en algún lugar

puede que no sea mucha luz pero

vence a la oscuridad

mantente alerta

los dioses te ofrecerán oportunidades

conócelas

tómalas

no puedes vencer a la muerte pero

puedes vencer a la muerte en la vida, a veces

y mientras más a menudo aprendas a hacerlo

más luz habrá

tu vida es tu vida

 

-o-

 

 

your life is your life
don’t let it be clubbed into dank submission.
be on the watch.
there are ways out.
there is a light somewhere.
it may not be much light but
it beats the darkness.
be on the watch.
the gods will offer you chances.
know them.
take them.
you can’t beat death but
you can beat death in life, sometimes.
and the more often you learn to do it,
the more light there will be.
your life is your life.
know it while you have it.
you are marvelous
the gods wait to delight
in you.

 

Charles Bukowski

On “Betting on the Muse: Poems & Stories”, Black Sparrow, 1996

 

 

 

 

 

 

 

Gratitud – Oliverio Girondo

.

Oliverio Girondo

Oliverio Girondo

.

Audio de Doble A:    [audio http://s1.vocaroo.com/media/download_temp/Vocaroo_s1DjNCQ55cMB.mp3 ]
.

Gracias aroma
azul,
fogata
encelo.
.
Gracias pelo
caballo
mandarino.
.
Gracias pudor
turquesa
embrujo
vela,
llamarada
quietud
azar
delirio.
.
Gracias a los racimos
a la tarde,
a la sed
al fervor
a las arrugas,
al silencio
a los senos
a la noche,
a la danza
a la lumbre
a la espesura.
.
Muchas gracias al humo
a los microbios,
al despertar
al cuerno
a la belleza,
a la esponja
a la duda
a la semilla
a la sangre
a los toros
a la siesta.
.
Gracias por la ebriedad,
por la vagancia,
por el aire
la piel
las alamedas,
por el absurdo de hoy
y de mañana,
desazón
avidez
calma
alegría,
nostalgia
desamor
ceniza
llanto.
Gracias a lo que nace,
a lo que muere,
a las uñas
las alas
las hormigas,
los reflejos
el viento
la rompiente,
el olvido
los granos
la locura.
.
Muchas gracias gusano.
Gracias huevo.
Gracias fango,
sonido.
Gracias piedra.
Muchas gracias por todo.
Muchas gracias.
.
Oliverio Girondo,
agradecido.

.
.
.

Jorge Teillier – Antes del desorden

Teillier Jorge - Antes del desorden 02

“Antes del desorden

Yo caminaba por la Avenida Macul hacia el Pedagógico

¿Qué edad tenía?
Veintidós años. Veintitrés años?

Sobre los plátanos orientales
El sol se deshacía como un vitraux de una iglesia olvidada
Yo no buscaba ningún recuerdo
Yo no quería subir al Tren Expreso de los recuerdos
Pero brillaron ante mí los soles de la ausencia
Y me senté en la terraza de Los Cisnes antes que en la Biblioteca
Un carrusel de Feria de pueblo pobre empezó a girar en mi cabeza
Y no podía leer el diario de la tarde, ni hacer
pronósticos a las carreras.

Un amor desconocido se me apareció entre una nube roja
Aunque yo creía que solamente una vez amaría en la vida
Aunque sólo me esperaba la soledad y el silencio de la pieza
de estudiante donde debía regresar.

Para mí una lámpara era el faro de la unión
El espejo reflejaba la casa inmortal de la infancia
Donde una muchacha que no eras tú aún no nacida me esperaba
Pero en el cielo habían aparecido como dos nubes el signo
de los peces divirgentes.”

.

.

.

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

 

Jorge Teillier – Destierro

Teillier, Jorge - Antes del desorde 01

“Destierro

Susurra León vive en el verano con nieve de Oslo
repara muñeca antiguas de porcelana con paciencia desdesterrado
y escribe “La última Carta del Año”

Mi sobrina Andrea Trabaja en un supermercado de Escokolmo
El chino Barra traduce Pasternak al sueco.
Mi madre a los 77 años publica poemas sobre su hogar perdido en lautaro
Mi padre sigue cantando “La internacional”
bajó la bandera chilena y piensa en la grandeza de Stalin que vencía a Hitler.
Pinilla es inspector de Ferrocarriles en Letonia.
Cameron en Malmo’r (…) poetas del exilio

Recibo cartas de E.E.U.U.
Mozambique
Rumania
Inglaterra
Alemania (que ahora es una)

No las contesto
Pero deben comprender
Que para mí nadie ha salido de Chile.”

.

.

.

Amenaza de muerte

.

.

.

 

[T. Plaz ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Antología de la locura – Tres fragmentos: tres posibles fracturas

Entrevista a M.A.E

Prepucio, prefacio:

Imágenes agregadas por el que escribe, no tienen nada que ver con la “obra” del “antologador”. Análisis del libro y sus autores proximamente en otro artículo. A continuación se presentan tres poemas que formaron parte de una exposición que se hizo durante un curso de filosofía, con fin de presentar una ilustración significativa de casos de neurosis y psicosis. En este caso reflejamos principalmente el segundo término. El primer término lo reflejamos con otros poetas, tales como Claudio Bertoni.

————————————————————————————————————————————————–

————————————————————————————————————————————————–

De "La espiral de la mente"

 

 

Danilo Pantescu Zapata

Esquizofrénico paranoico.

Recluido en el Instituo Herbitz de

Santiago y anteriormente con una

estadía en la cárcel de casi dos años.


1ero de Febrero 1992

 

Sra. Magistrada:

 

Solicito urgente ser llevado fuera de esta cárcel a una

celda de la FF.AA. o Iglesia, en total secreto.

Si usted no actúa maldita sea.

Este no es lugar para mí.

De lo contrario volveré a matar a golpes, o

simplemente con un grito, y un grito mío es terrible-

No soy cordero de Dios, soy el león de Judá.

La justicia chilena es una mierda, además de

tortuga, y yo no tengo mucha paciencia.

Usted es una vieja ciega y sorda, como la gran mayoría.

Los abogados no son más que malditos

comerciantes, todavía ninguno se interesa por mi caso.

Dígale a ese ciego y sordo de Franco Mangini (vive en Villa Alemana) que Shaka está aquí. Es mi segundo llamado, si no viene a verme él morirá. Tengo una larga lista de sentenciados a muerte. La primera vez que fui a ver Franco Mangini, fue en el año 1987, con mi madre y mis armas simbólicas y ese imbécil no me recibió, y ya basta, o vuelvo a matar, y usted se hace responsable.

Yo soy la muerte.

A María Mónica Araya, esposa de Antonio Oneto (PPD) entregué un cuaderno con una carta dirigida a usted, con aspectos de mi vida, espero que la haya recibido.

Yo soy ANTICRISTO O ANTECRISTO (el que prepara el camino).

Solicito me venga a ver a la brevedad posible, o me traslade a otro lugar.

Son los últimos tiempos, si no me hace caso…

¡Que Dios la Maldiga!

He dicho.

Zaratustra

—-0000—-

SOY AVATAR

Profecías

– Violencia racial en el mudo.

– Terrible guerra entre China y la India

La tercera guerra mundial, iniciada en 1947, no ha finalizado.

Éstamos en el apocalipsis, Jesucristo viene por segunda vez y se inicia la era del Aquario. El comunismo chino debe caer, India triunfará a lo Pirro.

De la humanidad todos no sois más que sepulcros ambulantes muertos en el espíritu.

Soy el “criminal más despiadado y peligroso de esta cárcel y del mundo. YO SOY.

Solicito entrevista secreta con PINOCHET.

Ustedes no aman la justicia, aman el sucio dinero.

El Tigre sane el momento de volver a matar, si ustedes no me escuchan.

Yo soy:     – profeta

– guerrero

– juez y verdugo

– artista

– historiador

– jardinero y agricultor

 

TODO MENOS

Ladrón u homosexual.

Yo SOY presencia de Dios en la tierra.

Dios no es tan sólo como Jesús, sino también

TAMERIAN O SHAKA.

 

 

Nota: Carta dirigida por Danilo Pantescu Zapata a la Señora Magistrada del 4º Juzgado de Viña del mar, en forma urgente. Daniño se hallaba reculido en la cárcel de Valparaíso por haber asesinado a su madre a palos, en un estado de demencia, ya que él es Esquizofrénico Paranoico.


————————————————————————————————————————————————–

————————————————————————————————————————————————–

De "La espiral de la mente"

 

 

Manuel Carreño

Internado en el Hospital Psiquiátrico El Salvador.

Esquizofrénico paranoico.

Procesado por homicidio.

 

Quitar una vida


Cuando se quita una vida

nadie conoce ese momento

se conoce el odio

y después viene el arrepentimiento.

La cárcel y su mundo

no quiero agraviar

ni hacer pasar un mal momento

sólo quiero pedir perdón

al que nos mira en el cielo

algunos dirán

son sólo palabras

pues se consumió el momento

el dolor de una familia

que ha perdido un ser querido

no se paga ni se olvida

la muerte es como el cielo sin estrellas

la muerte son lágrimas

de quien nos despide en la tumba

pues se ha ido de este mundo

un ser que no pidió venir

ni ha querido irse de él


————————————————————————————————————————————————–

————————————————————————————————————————————————–

De "La espiral de la mente"

 

Yuri González.

Soldador,

sin oficio estable.

Esquizofrénico.

Hoy

Hoy, cuando la hiedra huele a sal y la

noche se voltea

al ocaso, llen de locas luces que se

entremezclan

y renace un destello que ha escapado

desde lejos.

Y yo aquí estirando mis dedos para

alcanzar la

lejana voz que reclama mi presencia para

hacerla cómplice de

otras vidas

qué haré yo entonces

No me quien la dulzura de esperar aunque

reciba golpes y mi piel

se endurezca yo saldré como reyes

victoriososy ansiosos de

vivir pero esconderé la trsiteza para

tirarme sobre el suelo.

Recogeré piedras y lanzaré gritos de

jolgorio y

dónde… dónde si ya todo estará allí

Como en un refugio  me quedaré a esperarte.