La pregunta de Diamelita para Don Nica

 

Nicanor Parra, fisiopoeta

 

 

Este viejo no es pa na’ tonto.  No señor: un viejo zorro con lengua de cien años. La pregunta de Diamelita no buscaba respuesta, sino poner en juego  la honestidad/sinceridad del vate antipoético, cuya reacción fué un amague digno de las ligas mayores, aunque no quería más que pichangear las preguntas que los participantes pelotearon.

Léase, veáse, y ahí vean qué piensan al respecto:

Acercandose al minuto 5:00 del primer video de la entrevista de Nicanor Parra, Diamela Eltit pregunta “¿qué hay de las tantas tentas tintas tontas tuntas?”, a lo cual Nicanor Parra hace un sobrenatural amague a la pregunta y se hace el desentendido.

Única pregunta que no responde.

Posible respuesta omitida:

Referencia:

“Parra, una cueca larga”. Clarín 25 septiembre de 1972: s/p. Para la vida amorosa de Nicanor Parra no hay mejor documento que el reportaje-confidencia que le hiciera Antonio Skármeta. En él, Skármeta le recuerda a Parra que Mario Benedetti dijo que él tenía tantos matrimonios como libros. Parra reconoce que ha tenido muchas mujeres. Lo ilustra con un artefacto: “tantas, tentas, tintas, tontas, tuntas”.

Por eso me gustan las mujeres como Eltit, que vienen a darle vuelta a la pirueta solemne

 

————-o————-

[A. Apablaza ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]

Anuncios

Cita: Nicanor Parra (entrevista en sus 80 años)

"No sé, no sé... Yo soy uno de esos vejetes malas pulgas que confundieron el ser con el ente..."

.

Vuelvo a repetir: poco se puede hablar de una persona que habla de sí misma. Nicanor Parra es un viejo que parece no dejar cosa alguna al azar. Ante todo una conversación, una maña, una frase inesperada. Hoy en día si hubiera de ser entrevistado en sus noventa años, bueno, estaría pasadito ya. Con sus noventa y seis años ya está esperando su centenario para ser resucitado en una calavera y ser cogido por un hamlet bicentenario. Aunque su epitafio nunca lo haya dicho, aunque quizá tenga que dejar muchas cosas que decir, porque su predilección es el silencio.

.

Tendrá, pues, que volver a la vida a retraducir shakespeare en el nuevo chileno tricentenario.

.

.

.

————-o————-

[A. Apablaza ©. Todos los derechos preservados en bolsas de plástico no-biodegradables.]