Pablo de Rokha – Mordido de canallas, yo fui el gran solitario

Pablo de Rokha y Violeta Parra

Pablo de Rokha y Violeta Parra

Mordido de canallas, yo fui “el gran solitario
de las letras chilenas”, guerrero malherido,
arrastro un desgarrado corazón proletario
y la decisión épica de no caer vencido.

Sobre la patria arada de espanto, mi calvario
chorrea sangre humana, y un sol despavorido
me va ciñendo el cuerpo de fuego extraordinario,
como un caballo de oro con el freno perdido.

Irreductible al látigo, salvaje e innumerable, el instinto social me da el imponderable,
y descubro un subsuelo que el drama humano aprueba.

Con tu recuerdo, al hombro, mi rol específico,
y como andando solo, en ti me identifico,
fundo con tus cenizas una religión nueva.

Anuncios

Planeta sin rumbo – Winétt de Rokha

Funeral Winett de Rokha, Cementerio General, Santiago, Agosto, 1951

Funeral Winett de Rokha, Cementerio General, Santiago, Agosto, 1951

.

.

.

Planeta sin rumbo – Winétt de Rokha

Publicado en Oniromancia, 1943
.
.
.

¿Quién se ha detenido a mis espaldas? Alguien apagó la sombra, una voz me encierra, cerrándome las puertas, cruzándome, una mueca de cera viene desde muy lejos, desdoblándose.

En el horror de Dios, un pájaro perfila un grito.

La noche es blanca y muerta, la luna, ¿había que decirlo? sin embargo es negro el reloj e implacable.

Sentimientos proyectados; ¿en dónde está la cabeza del sueño, que no tiene cabeza, ni pies, ni ojos, ni manos y existe?

Mi cuerpo tendido entre cielo y mundo se eleva, se resiste, se retrata disgregándose, entre verdes peces alados que ya no tocarán la tierra.

Yo soy mi sombra.

Construyo innumerables ilusiones fosforescentes con palabras que salieron destruidas al amasarse, (habría que contar una historia) pero, todas las historias son historias, y, por lo tanto, engaño.

Hacia la distancia, ¿quién se reconoce en el ayer?

Vehemencia, vehemencia, eres el espejo de lo que YA NO ES, te borro de mi misma y te envuelvo con fuego, rechazándote, como niña de rosa en tiempos dolorosos, de contienda sangrienta.

.
.
.